lunes, 25 de febrero de 2008

CRONICA DE UNA MARCHA


El sábado 23 de febrero al medio día, acompañados por un sol maravilloso, nos reunimos en la costanera, a un costado del Terminal de Buses de Valdivia.
Llegamos amigos, familias, organizaciones, ciudadanos concientes, comunidades mapuches. Nos reunimos a gritar por lo que es nuestro, lo que nos corresponde por el solo derecho de existir. Marchamos por Avenida Picarte, llegamos a la Plaza gritando consignas, con banderas y pancartas, con disfraces y bochinches, nos reunimos ahí y los dirigentes realizaron sus saludos, denunciaron los abusos, nos contaron su lucha.
Luego nos sumamos en otra marcha y nos fuimos a almorzar a la CUT, la comida estaba calientita para recibir a todos aquellos que viajaron a apoyar la marcha, a aquellos que llevan resistiendo en Misissipi, en Panguipulli, a aquellos que viajaron desde Santiago a ayudar en la lucha porque saben que lo que defendemos nos pertenece a todos de Norte a Sur, de mar a cordillera. Almorzamos, descansamos, cantamos, nos reímos, compartimos nuestras esperazas y sellamos un compromiso de hermanos.
Aquel sábado 23 de febrero defendimos la vida y nuestros recursos naturales de las transnacionales, gritamos en contra de la política ambiental, denunciamos a los traidores, a los vende patria, al propio gobierno por habernos abandonado, ¿Qué pasó con aquellos que en años de dictadura salían a la calle a gritar con el pueblo, que trabajaron alguna vez en las barricadas, o corrieron perseguidos por el guanaco, que le lanzaron piedras a las fuerzas militares represoras y que nos prometieron que la alegría venía? ¡Ganaron, ellos ganaron! gracias a nosotros ganaron, a nosotros que les creímos que todos luchábamos por un Chile mejor y cuando llegó el momento dijimos "los apoyamos, cambiemos esto" y derrocamos a Pinocho y llegaron ellos…pero la alegría no llegó, a cambio nos dieron contaminación y precio de mercado, vendieron todo, hasta se vendieron a sí mismos.
Pero, habemos otros que no nos vendemos, no tenemos precio, no tenemos miedo tampoco y seguiremos luchando, gritando, denunciando al traidor y al cobarde y defenderemos lo que es nuestro, acompañaremos a nuestros hermanos mapuches en su lucha por la autonomía, por la defensa de su cultura, de sus tierras, defenderemos el futuro de nuestros hijos, porque merecen vivir en un ambiente limpio, porque también merecen una educación de calidad…en fin merecemos tantas cosas, que ¡¡¡exigimos que llegue la alegría!!!! Y si no la dejan venir aquellos que la prometieron y la vendieron, nosotros la conquistaremos, aunque se nos vaya la vida luchando, no nos rendiremos jamás.
Un saludos para todos los amigos y amigas comprometidos que llegaron a marchar, un saludo grande para aquellas comunidades indígenas que resisten heroicamente en esta lucha y no decaigamos permanezcamos luchando unidos por un Chile mejor.

Centro Cultural Violeta Parra

1 comentario:

Kelpie___________ dijo...

Muy Bien!!!

aunque continuar adelante!

Nos vemos...